Cine apocalíptico: guerras nucleares. Parte 1 de 3: grandes sagas (¡Post sin spoilers!)

 La guerra nuclear es un tema interesante en la ficción, pero aterrador en la realidad. Personalmente es un tema que me resulta fascinante. En este post, dividido en tres partes, vamos a explorar un poquito los diferentes puntos de vista de esta temática en el cine.

Una de las escenas más emblemáticas de Terminator 2.


Nota: este post fue subido anteriormente. Pero debido principalmente a que se trataba de mi primer posteo, este tenía varios errores. Además de que era MUY extenso. Es por eso por lo que decidí volver a subirlo, pero esta vez mejor organizado, arreglado, con algunas cosas innecesarias eliminadas y dividido adecuadamente en tres partes. (Parte 1: grandes sagas; parte 2: películas estadounidenses; parte 3: películas europeas).



Introducción.


  La guerra nuclear es para mí sin dudas un tema aterrador pero que a la vez me resulta fascinante, y estoy seguro de que a muchos les ocurre algo similar. ¿Pero qué es una guerra nuclear? Básicamente, es un conflicto entre dos o más países en el que se recurre al uso de armamento nuclear, acarreando consecuencias catastróficas para el mundo entero. Por ahora, (y esperemos que siga así) sigue siendo una temática exclusiva de la ciencia ficción. Este subgénero comenzó prácticamente en la década de los años 40, luego de los ataques atómicos en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Con dicho acontecimiento, comenzó un antes y un después en la historia de la humanidad. Desde ese entonces, el temor ante una posible guerra nuclear no hizo más que aumentar con los años. Durante la Guerra Fría, este temor estaba a la orden del día. Mucha gente temía ese desenlace, y otros incluso temían por el fin del mundo. Por supuesto, el arte, pero sobre todo el cine, lo usó a su favor. Durante las décadas de los ’60, ’70 y más notablemente los ’80, las películas apocalípticas gozaban de una gran popularidad, y sobre todo las que tocaban el tema de las guerras nucleares.

  En este post hablaré de varias películas y sagas que toquen esta temática. Tomen sus contadores Geiger, corran a sus refugios y acompáñenme en esta aventura nuclear, ¡espero que lo disfruten!



Parte 1 de 3: grandes sagas.



  En esta primera parte hablaré de tres grandes sagas en concreto. Populares, innovadoras, revolucionarias, excelentes. Si bien tienen un estilo e historias muy diferentes, las tres tienen una cosa en común. Un tema que directa o indirectamente tocan: la guerra nuclear.

 



Saga uno: El Planeta de los Simios (Saga original)



  Basada en la novela de Pierre Boulle “Le Planéte Des Singes”. Su primera entrega fue dirigida por Franklin J. Schaffner, y se estrenó en febrero de 1968. Fue protagonizada por el aquel entonces popular Charlton Heston, y contó también con las actuaciones de otros grandes actores, como Roddy McDowall, Maurice Evans y Kim Hunter.

  La trama gira en torno a un grupo de astronautas que llegan a un aparente planeta desconocido, muy similar a la Tierra, unos 2 mil años en el futuro. Al poco tiempo se dan cuenta de que el lugar estaba habitado por una extraña raza de simios parlantes y por humanos que no eran más que animales salvajes, y eran tratados como tal. Pero todo cambiaría al enterarse de una horrenda verdad…

  El éxito del film fue tan grande, que contó con 4 secuelas, una serie de T.V. (que tristemente nunca la terminaron) y una serie animada. Todo eso en el transcurso de 1970 y 1975. Con el motivo del 30 aniversario, se lanzó en 1998 un documental sobre la saga. Este fue narrado por Roddy McDowall, que participó en 4 de las 5 películas y en la serie de T.V. Y que tristemente falleció ese mismo año, a la edad de 70. Siendo esta una de sus últimas apariciones en los medios. Hay que destacar también de que McDowall interpretó a tres personajes diferentes a lo largo de la saga: Cornelius en las entregas 1 y 3 (en la segunda entrega dicho personaje fué interpretado por David Watson, siendo la única entrega de las originales en las que McDowall no participó), a Caesar (o César) en las entregas 4 y 5, y a Galen en la serie de T.V.

Coronel George Taylor (Charlton Heston, izquierda)
Cornelius (Roddy McDowall, medio)
Dra. Zira (Kim Hunter, derecha),
en la primera entrega de la franquicia.


Coronel George Taylor (Charlton Heston)
y Nova (Linda Harrison) en la primera entrega.

César (Roddy McDowall), en la cuarta
entrega.

La cuidad post-guerra. Quinta entrega.

Pete Burke (James Naughton), Galen (Roddy McDowall)

y Alan Virdon (Ron Harper). Serie de T.V.

La serie animada.



 En el año 2001 se lanzó un remake. Esta fue dirigida por Tim Burton. Y en el año 2011 salió un reboot, y esta sería la primera de una nueva trilogía. A diferencia de las originales, incluida la serie, el tema de la guerra nuclear ya no se toca ni en el remake ni el reboot, esa es la razón por la que solo hablé de las originales.



Saga dos: Mad Max.



  En 1975 se estrena una película titulada “Un Muchacho y su Perro”. (De la que hablaré en la siguiente parte). Esta fue una gran influencia para George Miller, ya que se basó parcialmente en ella para crear su propia película. Una que daría inicio a una de las sagas más famosas e influyentes de su género: Mad Max. Esta se estrenó en 1979 y fue escrita y dirigida por el propio Miller, y contó con un presupuesto de solamente 350 mil dólares.

  Su trama gira en torno a un policía, Max Rockatansky, en una distópica y futurista Australia. En este nuevo mundo el combustible escasea, por lo que ahora es el bien más valioso. Recorriendo sus desérticas carreteras, Max se enfrenta a diversos psicópatas y saqueadores. Mas adelante se verá obligado a enfrentarse a nivel personal con un grupo de motociclistas extremadamente violentos y psicópatas.

Max Rockatansky (Mel Gibson).

Max, furioso...

El auto de Max, un Ford Falcon XB GT. Llamado en el film

"Pursuit Special, el último Interceptor V8."




 Este film fue todo un éxito, recaudando unos 100 millones de dólares. Además, llevó a su protagonista, Mel Gibson, a la fama internacional. En vista a esto, una secuela era inminente. Así, en 1981, “Mad Max: El Guerrero de la Carretera (Mad Max: The Road Warrior)”, o simplemente “Mad Max 2”, vio la luz en diciembre de dicho año. En ella, la falta de petróleo y agua llevó al mundo a una guerra nuclear. Esta vez, Max sobrevive recorriendo las carreteras de un yermo sin fin. Buscando agua y combustible, acompañado de su fiel perro. Cuidándose cada vez más de saqueadores.

  Este film logró un éxito aún mayor que el de su predecesora, consolidando a la saga como una de culto y un referente de su género, y popularizando el género post-apocalíptico. Marcando de paso también un estilo propio, con sus carreteras desérticas, sus vehículos rápidos y particularmente llamativos, y con sus saqueadores psicópatas vestidos (o semi vestidos) de cuero al más puro estilo punk. Por este estilo fue ampliamente elogiada e imitada por muchas otras películas (aunque en su mayoría sin éxito).

Max, junto a su fiel compañero, un pastor ganadero

australiano. Imágen icónica de la saga.

Inteligente, fiel, valiente y un gran compañero.

La puesta en escena de este film es

simplemente espectacular.

Wez (Vernon Wells), luciendo la vestimenta tan caractrística

de la saga.


  La historia de Max continuó en 1985 con una tercera entrega: “Mad Max: Más allá de la Cúpula de Trueno (Mad Max: Beyond Thunderdome)”. Que contó también con la participación de la famosa cantante Tina Turner. Su predecesora contó con criticas excelentes y había dejado la vara demasiado alta, por lo que ésta ya no fue tan bien recibida. Aún así, esta es una buena secuela, digna de titularse Mad Max. Siendo también la última película en llevar este título.

 

Max, ahora un completo veterano del yermo.

Aunty Entity (Tina Turner), junto a Max.

"Dos hombres entran, un hombre sale."

 

 

 Pero eso cambiaría 30 años después, en 2015, con “Mad Max: Furia en el Camino (Mad Max. Fury Road)”. Esta vez Max fue interpretado por Tom Hardy, siendo esta la primera vez que no es interpretado por Mel Gibson. El film también contó con las actuaciones de Charlize Theron, Nicholas Hault y Hugh Keays-Byrne. Esta último también interpretó a otro personaje antagonista (Cortadedos (Toecutter)) en la primera entrega de la saga, 36 años antes. Al igual que en las entregas anteriores, George Miller volvió a la silla del director.

  En esta, Max se ve forzado a unirse a una fugitiva para poder sobrevivir. Huyendo ambos de un líder totalitario y su ejército. Siendo toda la película una persecución constante, escenario de poco dialogo, y de escenas de acción simplemente impresionantes.

 

Max, interpretado ahora por Tom Hardy.

Imperator Furiosa (Charlize Theron).

Immortan Joe (Hugh Keays-Byrne).

Nuevamente, la puesta en escena es simplemente espectacular.


¡Volvió el viejo y querido Interceptor V8!



  Esta fue incluso más exitosa que la segunda entrega, tanto en taquilla como en crítica. Siendo también nominada a 10 premios Oscar, ganando 6. Esta marcó el renacimiento de la saga, ganándose el cariño tanto de los fanáticos, como el de los que no conocían la saga. Por otra parte, Miller y Hardy confirmaron al menos tres secuelas más, además de que también salió un videojuego muy bien aceptado, e incluso cómics. Por lo visto, ¡tenemos Mad Max para rato!


Saga tres: Terminator.



  He aquí la que es considerada como una de las más importantes, innovadores y famosas de la ciencia ficción. Ésta cuenta con, al momento, 6 películas, series de T.V., videojuegos, libros y cómics.

  Su trama es relativamente compleja y bastante trabajada, ya que incluye varios viajes en el tiempo y, si se analiza en profundidad, paradojas temporales. En el futuro, lo que queda de la humanidad, cuyo líder es John Connor, se ve obligada a luchar contra robots y máquinas controladas por una inteligencia artificial denominada Skynet. Dicha I.A. fue la causante de una guerra nuclear que acabó con gran parte de la humanidad.

  Esta saga fue creada por James Cameron y Gale Anne Hurd. Su primera entrega, titulada simplemente “The Terminator” fue estrenada en 1984. En ella, Skynet envía al pasado, mucho antes de la guerra, a un robot de infiltración tipo T-800 (este fue interpretado por al físico culturista austríaco Arnold Schwarzenegger) para que busque y elimine a Sarah Connor, la madre de John. Y así poder evitar que este nazca y asegurar su victoria total sobre los humanos. Pero Sarah (Linda Hamilton) no está sola, ya que la Resistencia logra también enviar al pasado a un protector (Michael Biehn) para que la cuide y guíe.

  Dirigida por el propio Cameron, este film gozó de un gran éxito. Volviéndose enseguida un clásico y un referente dentro de la ciencia ficción.

El T-800 (Arnold Schwarzenegger)

Kyle Reese, el protector, junto a Sarah Connor. (Michael Biehn y Linda Hamilton).